Hola EMA
Whatsapp Unimédicos
Whatsapp Unimédicos
Asesoría telefónica las 24 Horas 3177159107
Sede Medellin: (4)4483422 - (4)4089397 - 3154335050
Sede Bogota: (1)4823262 - 3162379391
Comunícate con nosotros
Artículos
El GPS del placer: lo nuevo sobre el orgasmo femenino

El GPS del placer: lo nuevo sobre el orgasmo femenino

El GPS del placer: lo nuevo sobre el orgasmo femenino

Una de cada tres mujeres no logra alcanzarlo durante el sexo en pareja. El viagra rosa, que era una esperanza para ellas, fracasó. La ciencia admite que, cuanto más se estudian las claves de la sexualidad femenina, más misterios aparecen. Los principales expertos del mundo debaten en Viva sobre lo nuevo que se sabe sobre zonas erógenas y cómo estimularlas, posiciones que lo favorecen y la existencia de más de un punto G.

 

Arimateio Dantas, concejal del municipio brasileño de Esperantina, logró colocar su nombre en los libros de historia en 2007, cuando impulsó el Día Mundial del Orgasmo Femenino. La fecha elegida fue el 8 de agosto, y se celebra cada año en diversos países, especialmente en América del Sur. El mundo anglosajón cuenta con un menos específicoNational Orgasm Day, inaugurado a comienzos del siglo XXI en Inglaterra. Se festeja el 31 de julio. Iniciativas loables y necesarias, pero algo inquietantes, si se reflexiona un poco sobre el tema: ¿acaso se ha descuidado tanto al orgasmo femenino que es preciso darle una fecha para conmemorarlo, como si fuera una pieza de museo?

 

La respuesta es un rotundo “sí”. Las causas son múltiples y complejas. El peso del machismo a lo largo de los siglos y la propia anatomía oculta (interna) de la mujer han llevado a concepciones erróneas que aún persisten en el imaginario popular, y a controversias académicas que poco a poco van decantando en nuevos conocimientos. La ciencia debate y busca comprobar la existencia del punto G y de la eyaculación femenina. Pero no sólo eso, muchos especialistas discuten hoy sobre la realidad del orgasmo vaginal y los provocados a partir de áreas no genitales del cuerpo. Y se hacen la pregunta del millón, el Santo Grial de la sexualidad femenina: ¿qué finalidad fisiológica tiene el orgasmo de la mujer?

 

La pregunta parece ociosa. Se sabe que el orgasmo sirve para dar placer. Pero la biología no se contenta con respuestas simples y directas. Desde el punto de vista evolutivo, la respuesta más sencilla es que se trata de un mecanismo de recompensa para favorecer la reproducción y propagación de la especie. Esto es verdad sólo en parte. Según las estadísticas, una de cada tres mujeres no logra el orgasmo durante el sexo, y algunos estudios señalan que hasta el 80 por ciento tiene dificultades para vivirlo a través del sexo vaginal.

 

Entrevistado por Viva, el médico italiano Emmanuele Jannini, profesor de sexología médica en la Universidad Tor Vergata de Roma, lo resume en pocas palabras: “La gran mayoría de las fecundaciones humanas que ocurren en este planeta en este preciso instante se deben a un orgasmo masculino, pero no necesariamente a un clímax femenino”. Jannini es uno de los expertos mundiales en sexualidad femenina, y en su libro La ciencia del amor enumera las hipótesis sobre el tema.

 

Para algunos, el orgasmo femenino es un residuo evolutivo sin función real. Otros lo consideran como una forma inconsciente de elegir al mejor macho. Y un tercer grupo piensa que se trata de un desarrollo subordinado del orgasmo masculino. Debido a que tanto el hombre como la mujer se desarrollan a partir de embriones iguales, los dos tienen rasgos y características análogos, aunque en diferentes medidas. El orgasmo femenino sería tan necesario como las tetillas en el hombre.

 

En este punto cabe preguntarse si la investigación científica no continúa con resabios de machismo, considerando todo lo femenino como dependiente de lo masculino. Sin ir más lejos, la propia terminología sexual femenina sufre de esta condición: al clítoris se lo conoce comopene atrofiado, a las glándulas de Skene (ya veremos su importancia crucial en el fenómeno de la eyaculación femenina) se las llamapróstata degenerada.

 

Jannini, por su parte, plantea un panorama más complejo, que involucra dos programas biológicos diferentes. En los comienzos, solo el hombre lograba el orgasmo, lo que estimulaba la mayor frecuencia del coito. La mujer, en cambio, no lo tenía y por eso retaceaba su disposición para las relaciones sexuales. Con el paso del tiempo, el orgasmo femenino desarrolló ventajas claras, que permitieron su difusión. “Si todavía hoy es algo problemático, la explicación podría ser que aún se encuentra a medio camino”, concluye Jannini. Es decir, la evolución todavía no tuvo tiempo para difundir suficientemente lasventajas del orgasmo femenino.

 

Esta última afirmación fue corroborada para Viva por el neurocientífico estadounidense de la Universidad Rutgers, Barry Komisaruk, otro de los especialistas líderes en la sexualidad de la mujer: “Existe evidencia, aunque en parte controvertida, de que el orgasmo en las mujeres puede promover el embarazo”. El biólogo Robin Baker encontró que las contracciones del útero durante el orgasmo favorecen la subida de los espermatozoides, actuando como una suerte de aspiradora.

 

Clítoris a la vista. Es el órgano con más terminaciones nerviosas del cuerpo humano: unas 8.000. Esto significa el doble de su contraparte, el pene. El clítoris es el único órgano humano cuya función exclusiva es provocar placer. El orgasmo, precisamente. Pero no fue hasta mediados de 1998 cuando se conocieron sus verdaderas dimensiones. Esa almendra de menos de dos centímetros que asoma por encima de la uretra es apenas la punta del iceberg. La uróloga australiana Helen O’Connell descubrió que el clítoris se extiende internamente y se ramifica en dos, rodeando la boca vaginal a lo largo de la pared anterior. Su tamaño real es 10 veces mayor que lo que puede verse a simple vista.

 

Este y otros descubrimientos permitieron dar luz sobre una región misteriosa, el famoso y elusivo punto G. Fue bautizada con este nombre en 1982, en honor a su supuesto descubridor, el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg, quien definió su ubicación en la década del 40. Este centro del placer estaría situado en la pared vaginal anterior, a lo largo de la uretra, detrás del hueso púbico, y no sería mayor a un centímetro y medio. El punto G se anunciaba como un botón mágico desencadenador del orgasmo, pero pronto un sentimiento de frustración invadió tanto a los científicos como a los aficionados que intentaban encontrarlo en sus relaciones íntimas. A la fecha, la ciencia continúa buscando pruebas de la existencia de esta estructura.

 

En opinión de Komisaruk: “Aunque no hay una entidad anatómica demostrada para el punto G, la región de la vagina anterior, cuando es estimulada, también estimula áreas erotogénicas, incluyendo la próstata femenina, la uretra y un complejo plexo de nervios sensoriales genitales. En consecuencia, es una región de confluencia de estructuras erotogénicas, una confluencia que no ocurre en otras regiones de la vagina”.

 

Dice Emmanuele Jannini: “Estoy fuertemente a favor de admitir que la región llamada punto G es una región erotogénica real. Sin embargo, no es un punto y el nombre no es G”. En un artículo de fines de 2014, escrito en conjunto con el biólogo mexicano Alberto Rubio-Casillas y la ginecóloga francesa Odile Buisson, Jannini explica por qué es necesario modificar nuestra visión sobre el punto G. “Hemos propuesto un cambio en la nomenclatura para reconocer la probable participación de la uretra y la próstata femenina en esta unidad anatómica y funcional. Específicamente, hemos nombrado a esta región anatómica, que consideramos la clave para desencadenar el orgasmo vaginal, el complejo clito-uretro-vaginal (CUV), una definición que describe más precisa y científicamente la verdadera naturaleza del punto G. Este complejo podría explicar cómo el placer sexual de la penetración vaginal, que lleva al orgasmo, puede resultar de la estimulación indirecta del clítoris interno.”

 

¿Vaginal o no? Estas investigaciones podrían resolver de una vez por todas la vieja dicotomía entre el orgasmo vaginal y el clitoriano. Isabel Boschi, sexóloga y terapeuta, recordó a Viva la postura del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, quien “generalizaba que el orgasmo vaginal era propio de la mujer madura, en tanto que el clitoriano lo asignaba a la mujer inmadura”. El movimiento feminista de los años 60, por el contrario, consideraba que el orgasmo vaginal era machista, y elevaba al clítoris como representante de la liberación de la mujer.

 

Como afirma Jannini, el orgasmo es uno solo, pero tiene varias puertas de entrada. Y estas puertas podrían ser muchas más que dos. Según Komisaruk, “hay informes de orgasmos no genitales, estimulados desde muchas regiones diferentes del cuerpo, como pezones, labios, ano”. Un resumen de estas investigaciones –con algunos casos sorprendentes– se encuentra en el libro de Komisaruk, La ciencia del orgasmo.

 

Y así como hay muchas vías para el orgasmo, también se habla de nuevos centros de placer que, siguiendo el ejemplo del punto G, toman alguna de las letras del alfabeto. Se habla del punto H (la esponja perineal, en la base de la vagina, junto al perineo), el punto A (al final del canal vaginal, por encima del cérvix) y el punto U (alrededor de la uretra). La gran mayoría de los especialistas reconoce estas áreas, pero rechaza que tengan entidad específica propia. El médico sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff es tajante al respecto: “El éxito mediático del punto G hace que numerosos autores proclamen diversos puntos tomando letras del alfabeto. Se ignora que buscan la fama y muy poco más”. La licenciada Boschi, sin negar la existencia de estas áreas sexuales, advierte: “Muchas de las experiencias sexológicas aún no han sido validadas por suficientes expertos que repliquen o rechacen los resultados obtenidos en observaciones aisladas de laboratorio”.

 

Uno de los más asombrosos misterios recientes en cuanto a la sexualidad de la mujer es la llamada eyaculación femenina. El fenómeno provocó una pequeña revolución en el mundo del porno, siempre atento a la posibilidad de graficar la sexualidad de manera visible y explícita. La eyaculación femenina (squirting, en inglés) resultaba muy provechosa para mostrar el instante del orgasmo en la mujer. Incluso se ha registrado un dudoso récord mundial de distancia (3 metros), replicado en numerosos sitios de Internet, sin ningún tipo de fuentes fiables.

 

La realidad es que, si bien la industria pornográfica colaboró en generar interés público sobre el tema, también ayudó a confundir, mostrando (para variar) cosas que no ocurren en la realidad. 

 

Para empezar, el fenómeno es mucho más raro de lo que parece. Y, como si fuera poco, esta eyaculación se confunde con otra situación, de un orden completamente diferente, que los científicos consideran la verdadera eyaculación femenina. Se trata de la expulsión de fluido, durante el orgasmo, desde las glándulas de Skene (ubicadas a un lado de la uretra), llamada también la próstata femenina. La próstata, en el hombre, es la encargada de producir el líquido seminal.

 

Los estudios de Jannini y Rubio-Casillas demostraron que la composición de esta eyaculación femenina es similar a la del semen, su coloración es blanquecina y se expele un volumen que no llega a la mitad de una cucharada de té. El líquido del squirting, en cambio, es transparente y hasta 100 veces mayor. Los análisis de laboratorio han probado, sin lugar a dudas, que esta última eyaculación se origina en la vejiga y posee componentes de la orina, aunque en forma diluida. No obstante, no se trataría de un episodio de incontinencia urinaria, ya que los experimentos muestran que en estos casos la musculatura de la mujer no es débil.

 

Eyaculación femenina, orgasmos vaginales, clitorianos y otros, punto G… Son muchos los temas para abordar sobre la sexualidad de la mujer. Un nuevo ítem se sumó en agosto de 2015, con la salida al mercado de la flibanserina, el tan publicitado viagra femenino. Su rotundo fracaso es un ejemplo más de incomprensión de cómo funciona la sexualidad en la mujer.

 

Al igual que el erróneo concepto popular del punto G, entendido como un botón milagroso capaz de desencadenar el apetito sexual instantáneamente, la flibanserina da respuestas en casos muy específicos, sin tomar en cuenta la complejidad de factores que promueven la excitación en la mujer. Las críticas de los sexólogos son contundentes. Para Isabel Boschi: “El viagra femenino no se impuso porque no tiene resultados parejos en todas las mujeres. La sexualidad femenina no depende tanto –en sus aspectos orgásmicos– de condicionantes relativos a la vascularización que llega al clítoris, como de circunstancias contextuales, del clima emocional que genera un ambiente amable y afectuoso. Esto permite la excitación y la satisfacción orgásmica y/o corporal”. En el mismo sentido se manifiesta Kusnetzoff: “El llamado viagra femenino es –otra vez– la desesperación de algunos laboratorios por intentar igualar la performance del famoso sildenafil. Pero no tiene nada que ver, y es un fracaso anunciado. Lo cual muestra la ignorancia de la fisiología sexual femenina”.

 

Por si fuera poco, hay otros condicionantes más técnicos, que enumera Komisaruk: “Su efecto, aunque significativo, es débil; la droga es costosa, debe tomarse diariamente y el consumo de alcohol está contraindicado durante los días en que se toma la píldora. Por lo tanto, estas condiciones limitan el número de mujeres que deseen adherirse a esos requerimientos”.

 

Se dice que el hombre es un ser complejo. Aunque hombre aquí se refiere a la especie humana. Una especie tan compleja que aún hoy continúa buscando las claves de su propio placer.


Fuente: http://www.clarin.com/viva/Revista_Viva-orgasmo_femenino-sexualidad_0_1522647845.html

Compartir en Redes Sociales


Servicios

Unimédicos interrupción voluntaria del embarazo

La Fundación Unimédicos presta asesoria en salud sexual reproductiva y metodos para la interrupción voluntaria del embarazo.

Nuestras áreas de servicio son: Salud Sexual y Reproductiva, Anticoncepción, Medicina Familiar y Ginecología, Ecografía, Interrupción voluntaria del embarazo, Aborto seguro, entre otras.

Contamos con profesionales altamente calificados para desempeñarse en cada una de sus funciones.

Titulo..

Mensaje..

×


Aceptar


Aceptar